Billdogs Vicente Molés

El Bulldog Inglés

Un perro cariñoso, amable y divertido

El bulldog ingles desciende de los antiguos molosos del tibet, se uso en gran Bretaña para luchar contra los romanos cuando intentaron invadir por primera vez las islas británicas, pero quizás su faceta mas conocida por todos fue la lucha contra los toros, Bulldog no significa perro-toro, sino perro para el toro.

Dice la historia que en 1209 el inglés lord Stanford presencio por casualidad el derribo de un toro por parte de dos perros que pertenecían a un carnicero. El espectáculo le gustó tanto que decidió regalar el prado donde había tenido lugar el enfrentamiento a los carniceros para que todos los años se organizara una competición.

La idea causo gran entusiasmo, hasta el punto que se tuvieron que imponer una serie de reglas, el toro tenia que estar atado por los cuernos con una cuerda de unos 23 metros, y una vez que el toro se había acostumbrado a moverse dentro de los márgenes que le daba la cuerda, comenzaba el espectáculo.

Nuestro ejemplar Hoover visto de frente

Estos perros ya fueron clasificados por cinólogos en 1630 como "bulldog", aunque antes se llamaban "bandogge" o "dogo de carnicero". Probablemente descienden de la misma raíz que el mastiff, a través del alano, que fue descrito en Master- of Game de Edward, segundo duque de York, alrededor de 1406: "alauntes" son traicioneros y diabólicos... es el mejor perro para sujetar y poder medir todo tipo de bestias, y mantenerlos firmes.

Durante los fatídicos días del bullbaiting, los perros cogían al toro por la oreja. El primitivo Bulldog, más ágil que otros luchadores, iba por la nariz, y no era embestido tan fácilmente por los cuernos. Sin duda alguna, el "bulldogge" de antaño, más alto de patas, conseguía acosar al toro hasta que éste bajaba la cabeza, y engancharle una parte de su anatomía, ya fuera una oreja o la delicada nariz. Según el "reglamento" el perro entonces debía empujar el toro hacia atrás alrededor de la pista o tiraba y se ataba la bestia' Osos, leones, monos y tejones también entraban en combate con el Bulldog. Como recita Pierce Egán, el espectáculo producía expresiones patrióticas tales como: ¿qué criatura, que tan valiente y astuta, salta y desprecia, para mantener su enganche? ... Es el bulldog, sin rival, valeroso, como los bretones en la ola creciente.

Nuestro campeon hoover tras obtener un tercer premio

Después de la remisión de este despreciable deporte, el Bulldog antiguo paso por el calvario de las sangrientas peleas de perros. Esto originó cruces con distintos terriers para aumentar su velocidad, que resultaron en la creación de otras conocidas razas modernas.

El Bulldog actual no es el mismo que el de 1600. Tras la abolición del "builbaiting" en 1835, el perro original se convirtió en la versión de hocico más corto, más achatado, que conocemos en la actualidad, conservando su potente mandíbula inferior prognata.

Anuncio del año 2003 de Meljane Bulldogs

El Bulldog se hizo legítimo en 1860 al entrar en la pista diferente -nada sangrienta- de las exposiciones caninas. Su personalidad sanguinaria de antaño se ha suavizado hasta su carácter equilibrado actual, conservando su aspecto temible. A ello debe la descripción de "bello en su fealdad". El Bulldog es una mascota popular, mostrando la dureza de cualquier equipo, y se ha convertido en símbolo de tenacidad en el mundo entero.

La raza posee unos hombros anchos y extendidos, y un movimiento giratorio, que resalta en cualquier parte. Sus rasgos exagerados han dificultado el apareamiento y el parto en el Bulldog, y a menudo se requiere asistencia humana mediante inseminación artificial, y cesáreas. Se han de tomar precauciones en tiempo caluroso, ya que sus rasgos de braquicéfalo, restringen la entrada de aire en su conducto nasal y tráquea.